Sistema para ventas

Sistema para ventas

Los procesos de venta están compuestos por distintas fases, engranadas de manera estratégica para que las empresas puedan obtener el mayor rendimiento.

El éxito de este engranaje depende de que cada una de las etapas se ejecute y se aplique según se desarrolla una operación.

¿Ya conoces TIPSISTEM? El ERP en Lima líder en el mercado, conoce los beneficios y ventajas que le traerá a tu empresa.

En este sentido, es imperativo que exista una metodología capaz de controlar y coordinar, cada una de estas fases.

¿Qué es un sistema de ventas?

Cuando se habla de sistemas de venta, se hace referencia a programas informáticos orientados a potenciar la gestión de las ventas.

Estos softwares se caracterizan por tener diseños dinámicos, adaptables y en constante desarrollo.

En TIPSE desarrollamos sistemas a medida, adaptables a las características propias de tu organización, ya sea grande, mediana o pequeña.

En consecuencia, cada programa puede exhibir funciones de gran utilidad que potencian las estrategias de venta, ayudando a mejorar la productividad y la rentabilidad.

Claro que existen algunas características que se mantienen en la mayoría de los modelos, para dar respuesta a las etapas básicas de cualquier tipo de venta.

Tipos de venta y sistemas

A grandes rasgos, se puede decir que las ventas pueden clasificarse según el volumen de transacciones.

También se pueden tomar en cuenta los medios, es decir, venta telefónica, venta online, venta presencial, y así sucesivamente.

En este marco, existen sistemas de venta especializados para empresas que manejan transacciones en grandes volúmenes.

También, hay diseños muy sencillos, capaces de adaptarse a una persona con un emprendimiento pequeño.

Mientras que otros, son indicados para organizaciones con flujos de venta intermedio.

Gracias a esta versatilidad, tanto particulares como empresas tienen la posibilidad de encontrar sistemas que se adapten a sus necesidades.

Con el fin de dar una idea sobre la multiplicidad en el campo de las ventas, se mencionan algunas de las más extendidas.

  •         Automáticas
  •         Cruzadas y Upselling
  •         Inbound
  •         Internas
  •         Minoristas
  •         Online
  •         Persona a persona
  •         Telefónicas

Como es de suponer, el tratamiento de una transacción de venta será diferente en cada caso.

Por lo que es necesario que los usuarios estén atentos a las propiedades del sistema que van a adquirir o implementar.

Lograr los mejores índices de rendimiento, depende en gran medida de hacer una buena selección.

¿Qué debe tener un sistema de ventas?

La respuesta a esta pregunta puede ser un tanto subjetiva, ya que el enfoque por parte de los comerciantes es fundamental.

Antes hablamos de algunas maneras de clasificar los tipos de sistemas de venta, según el volumen de transacciones y los medios.

Ahora, para saber qué debe tener un sistema de ventas, hablaremos sobre los objetivos y las proyecciones de crecimiento.

TIPSISTEM es un programa que se ofrece con asesoramiento continuo, modificable y adaptable a las situaciones del cliente. 

En este sentido, dividiremos estos programas en dos grandes grupos básicos los SFA y los CRM.

SFA

SFA son siglas en inglés para lo que se conoce como Automatización de la Fuerza de Ventas. Los programas que son creados con esta esencia, se enfocan en la automatización de tareas un tanto más administrativas.

Refiriéndonos, específicamente, a las actividades de registro de datos relacionados con pedidos, inventarios, histórico de clientes, entre otras estadísticas.

Dichas tareas toman tiempo, exigen monitoreo constante, altos niveles de concentración y son susceptibles a los errores.

En esta línea, los SFA son grandes herramientas para personas o empresas que necesitan ahorrar tiempo, durante su proceso de venta.

Esto se puede traducir, en más tiempo de atención al cliente por parte de los vendedores en una empresa grande.

Mientras que un emprendedor, siempre dará la bienvenida a todo proceso automático que facilite el control de su negocio.

CRM

CRM es acrónimo del término en inglés para Gestión de Relaciones con los Clientes. Este tipo de software se orienta al cultivo de la interacción entre los compradores y las empresas.

En este sentido, las funciones son diseñadas para recopilar información sobre la experiencia de los clientes durante la compra.

Analizando factores como, satisfacción del cliente, gestión de reclamos, visitas, mantenimiento de la comunicación a través de suscripciones, entre otras aplicaciones.

En términos un poco más técnicos, esto se conoce como la gestión del ciclo de vida del cliente.

Los CRM son geniales para los departamentos de mercadeo, desde donde se planean estrategias para incentivar la venta.

Claro que también se hacen otras cosas importantes como generar o mantener la fidelidad de los clientes.

Con esto en mente, los CRM son excelentes opciones para personas o empresas que desean sacar un mejor provecho de su procedimiento postventa.

Se debe aclarar que estos programas no son lo mismo, aunque es posible encontrar similitudes entre ambos.

Sin embargo, la aplicación de uno, de otro, o de los dos inclusive, dependerá de las necesidades del negocio.

¿Cómo funciona el sistema de ventas?

Cada sistema de venta posee particularidades, como diseño, interfaz, funciones, modo de instalación, metodología de manejo, entre otros aspectos.

Por ello, el funcionamiento de los programas de este tipo varía según la opción que haya sido seleccionada.

Asimismo, es prioridad que todos los usuarios pasen por un proceso de preparación, para garantizar el mejor aprovechamiento.

Este es un punto que no debe convertirse en un dolor de cabeza, o en un aspecto complejo que impida la selección de un sistema de ventas.

Por lo general, la mayoría de los proveedores de este servicio, proporcionan toda la asesoría necesaria.

¿Cómo se crea un sistema de ventas?

La creación o implementación de un sistema de ventas, es un proceso que podemos resumir en tres etapas básicas.

Análisis de los protocolos de venta y postventa

Con esto nos referimos a un análisis crítico sobre cómo mejorar la captación y mantenimiento de clientes.

El objetivo es detectar qué cosas no se están haciendo, o por el contrario, que se hacen pero son innecesarias.

Al igual que establecer si los pasos ya existentes, necesitan ser potenciados o atenuados.

Selección de un sistema

Una vez realizado el análisis, se definen las funciones que debe presentar el sistema ideal para la empresa o emprendimiento.

Luego, viene el proceso de búsqueda e investigación, sobre el tipo de sistema de venta a implementar, que también debe seguir algunos parámetros.

Como por ejemplo, la cantidad de veces que ha sido comprado el sistema, o las opiniones de estos clientes. También se menciona que la cantidad de años de experiencia de los desarrolladores juega un papel importante.

Estos datos generan cierto grado de confianza y garantía del buen funcionamiento del sistema.

Implementación del sistema

Al encontrar el proveedor y el software, con la capacidad de ofrecer los mejores resultados, sigue una fase técnica.

Durante la misma se instala el sistema, se corrigen los fallos, se enlazan sucursales, se crean los perfiles, las autoridades, se parametrizan los informes, entre otras cosas.

Los sistemas de venta como parte de un todo

Hasta este punto se ha hablado de los sistemas de venta, desde una perspectiva independiente y autónoma.

Sin embargo, los mismos también pueden funcionar como un modulo dentro de una estructura más grande.

Tal es el caso de los sistemas de planificación de recursos empresariales, también conocidos como ERP.

Estos software unifican los diferentes departamentos de una organización, centralizando y organizando toda la información.

Un buen ejemplo de ello es TIPSISTEM, programa que cuenta con todas las características para desarrollar una empresa en todos los aspectos. 

Para finalizar, los sistemas de ventas conforman una solución tecnológica en el área de ventas, que no distingue entre empresas o particulares.

Son programas que exponen diferentes niveles de complejidad, según sea necesario. El truco para obtener los resultados deseados, es seleccionar uno que se amolde a las características del negocio.